Fundación Thomas Merle

Un llamado de alerta.

IMG_20160331_151027
Confrontamos una severa sequía en todo el país que agrava considerablemente el suministro de agua para la población y para el ejercicio de las actividades productivas en general. Lamentablemente, esta sequía viene acompañada por los incendios forestales, espontáneos o provocados, que azotan a buena parte de nuestros bosques naturales y por ende a las fuentes de agua que proviene de ellos.

Así, nos encontramos que en la actualidad, El Cerro El Ávila, el Parque Nacional Henry Pittier, por mencionar algunos han sufrido la pérdida de importante de considerables hectáreas de nuestros bosques, sin que veamos acciones importantes dirigidas a minimizar esta situación.

Nuestra región, Paria, no está exenta de esta realidad. Han ocurrido numerosos incendios en el Municipio Bermúdez, en particular podemos mencionar los acaecidos en la cuenca y afluentes del Río Chuare por las zonas aledañas a la comunidades de Chipichipe y Canaima. El devastador incendio ocurrido en la zona de Canchunchú, de tales proporciones que afecto las áreas cercanas a Sanguijuela de los Blancos. Los incendios en Cusma, en La Gloria, por la carretera hacia del Municipio Benítez.

Muy a pesar nuestro no hemos visto reflejada en la prensa local, ni en los medios radiales ni televisivos, alguna referencia a un escenario tan preocupante como éste, a pesar de las afectaciones nefastas que provocan los incendios forestales en las fuentes de agua.

Es necesario que las población, las autoridades locales: la Guardia Nacional, la Policía, la Armada, El Cuerpo de Bomberos, el Ministerio de Agua y Eco Socialismo, entre otros tomen conciencia del grave problema al que nos enfrentamos. Una acción conjunta, coordinada con la activa participación de los Consejos Comunales y las mencionadas instituciones podrían poner freno a tal situación.