Fundación Thomas Merle

El Componente Educativo dentro del proyecto La Cerbatana

El Componente Educativo es una importante fase inserta dentro del proyecto “Conservación del bosque, la biodiversidad y el mejoramiento de las condiciones de vida de comunidades adyacentes a la Serranía La Cerbatana”, que actualmente desarrolla exitosamente la Fundación Thomas Merle.

 

Este componente se ha encargado de establecer las alianzas necesarias con los diferentes municipios escolares y unidades educativas cercanas a la zona de acción del proyecto (Serranía de la Cerbatana), con la aplicación del diagnóstico que permitió seleccionar las instituciones que actualmente participan en el mismo.

 

Como responsable del Componente Educativo del proyecto se encuentra Neyda Figueras, Licenciada en Educación Agropecuaria, acompañada en su colmada agenda educativa por dos guías naturalistas, Oscar González y Alfredo Cabrera, quienes se encargan de la atención de los niños y jóvenes en las actividades que se desarrollan principalmente en el Centro Ambiental Refugio del Bosque en El Pilar.

 

Tiene a su cargo, entre otras responsabilidades, efectuar programas de educación ambiental y capacitación para las escuelas y los agricultores y el establecimiento de brigadas ambientales juveniles; coordinar visitas al Centro Ambiental El Refugio del Bosque (El Pilar, Municipio Benítez) para vivir “una aventura con la naturaleza” y multiplicar en sus comunidades, a través de charlas, conversatorios, murales, etc, lo aprendido en estas visitas con la participación de 150 niños de 4to a 6to grado y en general, concientizar en la preservación del medio ambiente a productores de zona.

 

Las instituciones educativas involucradas en las actividades del Componente Docente son las siguentes:

 

MUNICIPIO

ESCOLAR

ESCUELAS LICEOS
ARISMENDI

 

M.E: 3

 

ESCUELA ESTADAL

“EL CUCHAPE”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“EL MORRO”

ESCUELA BÁSICA ESTADAL

“EL GUÁRICO”

LICEO BOLIVARIANO

“CHACARACUAL”

ESCUELA BOLIVARIANA

“MAURAQUITO”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“RITA SUCRE DE RAMOS”

 

BERMÚDEZ

 

M.E: 5

 

ESCUELA ESTADAL

“MATURINCITO LA CUMBRE”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“MACARAPANA”

ESCUELA BOLIVARIANA

“CANAIMA”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“MATURINCITO LA CUMBRE”

 

BENÍTEZ

 

M.E: 4

 

ESCUELA BOLIVARIANA

“LA HIERBA”

LICEO BOLIVARIANO

“LOS ARROYOS”

ESCUELA BOLIVARIANA

“QUEBRADA DE MONO”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“JACINTO GUTIÉRREZ”

UNIDAD EDUCATIVA

“SABANETA DE TUNAPUICITO”

LICEO NACIONAL BOLIVARIANO

“JOSÉ PÉREZ VALDIVIESO”

UNIDAD EDUCATIVA

“SAN JUAN ll”

LICEO BOLIVARIANO

“CREACIÓN TUNAPUICITO”

ESCUELA BOLIVARIANA “TUNAPUICITO”

 

Así pues, la Licda. Figueras es la encargada de atender diez escuelas y nueve liceos relacionados al proyecto en los municipios Benítez, Bermúdez y Arismendi, siendo este el segundo proyecto de la Fundación con el cual trabaja.

 

En Arismendi hay tres escuelas, dos en la zona alta, muy cerca de La Cerbatana, como lo son las de El Cuchape y Guárico Abajo y más abajo la escuela de Mauraquito, liceos Rita Sucre de Ramos, el de El Morro y el de Chacaracuar.

 

En Bermúdez destacan el liceo de Macarapana y el de Maturincito y la escuela de esa comunidad, así como la escuela de Canaima, la localidad donde se encuentra uno de los viveros del proyecto.

 

En Benítez, las escuelas de La Hierba y Quebrada de Monos, así como los liceos de El Pilar, Tunapuicito y Los Arroyos, están muy relacionadas al proyecto.

En cuanto al trabajo en las escuelas el objetivo es sembrar en los niños conciencia de proteger el espacio donde vivimos, en cuanto a los liceos se trata de que se incorporen a la regeneración de los bosques que han sido degradados por la tala y la quema.

 

 

“En la zona de Paria se localizan 29 especies endémicas, es decir, especies animales y plantas que solamente se encuentran en una reducida área geográfica del planeta y las cuales hay que proteger”, señala la Lcda. Figueras, y agrega:

 

“La idea es que nuestros estudiantes tomen conciencia sobre la importancia de preservar estas especies endémicas, una especie de guardianes, de hecho, un grupo de estudiantes especialmente seleccionados por su espíritu cooperador y conservacionista fueron bautizados como “Guardianes de La Cerbatana”. Se les ha venido dando a conocer la importancia de esas especies, la riqueza de La Cerbatana como bosque nublado, un bosque siempre verde, con esa nubosidad, con un clima característico provocado “por el choque del aire del mar y el del sur, que no se da en toda serranía y que hace de La Cerbatana un lugar muy especial”.

 

El trabajo didáctico de Neyda y su equipo se realiza a través de juegos, charlas, videos. “Hemos venido a divertirnos pero también a aprender”, les digo, y ellos entusiasmados porque se trata de actividades educativas pero sin la monotonía del salón de clases, pizarrón, etc, más que todo son actividades al aire libre y las evaluaciones periódicas indican que han asimilado suficientemente. ”Disfrutan mucho cuando la actividad se desarrolla en el Centro Ambiental”. Se les enseña sobre la sustentabilidad: “Podemos tomar todo lo que la naturaleza nos ofrece pero hay que pensar también en las generaciones futuras”.

 

Los docentes de esas unidades educativas están encantados e identificados con las actividades del componente docente del proyecto, las cuales no interfieren en sus actividades y más bien ellos tratan de ajustar su planificación con las actividades del componente educativo, se adapta muy bien a su sistema curricular.