Fundación Thomas Merle

Breve recorrido por La Cerbatana desde la óptica del eminente científico doctor Winfried Meier

Herbazal-Canaima-recuperado

Por: Jesús Brito

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a una charla del reconocido botánico alemán doctor Winfried Meier, quien estuvo varios días en nuestra ciudad atendiendo invitación que le fuese formulada por la Fundación Thomas Merle, con la cual se encuentra muy ligado en algunas de sus investigaciones.

 

Sobre el ecosistema y la biodiversidad en la Serranía de La Cerbatana, basó el doctor Meier su exposición.

 

La Sala de Conferencias de la Universidad Politécnica Territorial de Paria “Don Luis Mariano Rivera” estuvo rebosante de estudiantes, docentes, ecologistas y público en general que con marcado interés seguían la disertación de este científico que vino a Venezuela por primera vez en el año 1990, cuando se encontraba efectuando investigaciones sobre los bosques nublados del parque nacional El Ávila, complemento para su tesis doctoral y desde entonces periódicamente visita nuestro país para continuar sus investigaciones y compartir el resultado de las mismas.

UPTP-Dr-Meier4

“Me enamoré de Venezuela, quedé impresionado de sus bosques nublados y desde entonces estoy comprometido con la protección y conservación de los bosques nublados de la Costa en Venezuela, sobre todo El Ávila y La Cerbatana”, nos había dicho poco antes del inicio de la conferencia este apasionado investigador, profesor del Instituto de Ciencias Forestales, Facultad del Ambiente y Recursos Naturales, de la Universidad de Freiburg, además de investigador asociado a la Fundación Instituto Botánico de Venezuela.

 

Apoyado en gráficas llena de luz e impresionante colorido, el doctor Meier nos llevó a compartir un grato momento con la naturaleza y la convivencia humana en nuestra serranía de La Cerbatana, ubicada al suroeste de Carúpano en predios de los municipios Bermúdez, Benítez, Libertador y Arismendi.

 

Nos hizo énfasis en la necesidad de priorizar la protección de La Cerbatana, bosque nublado poseedor de uno de los ecosistemas más diversos del mundo, donde se localizan muchas especies endémicas, lo cual se traduce en que sus hermosos parajes albergan elementos de la flora y fauna que en todo el mundo solo se consiguen allí, como la descubierta  por el mismo doctor Meier en el año 2010 cuando vino acompañado por un grupo de expertos del Instituto Missouri Botanical Garden. Esta rara especie de la flora fue bautizada por el científico Thomas Croat con el nombre “Anthurium Merlei” en honor a Wilfried Merle, en merecido reconocimiento a sus esfuerzos en la protección del ambiente. El señor Wilfried Merle y buena parte de la Fundación Thomas Merle estuvieron en primera fila ese día en la UPTP.

 

Por el doctor Meier supimos que en La Cerbatana se encuentra una rara especie floral sobre la cual se creía que solamente podría encontrarse en el Amazonas y Guayana y que aún no se sabe cómo hizo para llegar hasta nuestra serranía. Nos mostró la preciosa gráfica de un hermoso nido de colibrí hecho con escamas de helecho arborescente, algo único en el mundo. Nos habló sobre las Epífitas, que son plantas que crecen sobre otro vegetal usándolo solamente como soporte, pero que no lo parasita y que son abundantes en La Cerbatana al igual que las otras Epífilas, especies que habitan en las hojas de otras plantas; aprendimos sobre las gramíneas exóticas que allí se dan, sobre precipitaciones horizontales en ese bosque nublado, acerca de helechos, bromelias, líquenes y sobre otra especie única allí localizada, bautizada por los científicos en honor a Carúpano como Centropogen Carupaneris.

Lamentablemente toda esta maravilla natural ha sido severamente afectada por la indiscriminada acción del hombre, con sus nefastas prácticas de talar y quemar que están acabando con los reservorios naturales de agua. Para el doctor Meier es necesario que las autoridades se involucren más para evitar los muy nocivos incendios forestales en la zona pues de lo contrario severamente se verán afectados esos bosques húmedos y por ende la carencia de agua se hará más evidente.

 

“Es provechoso investigar sobre la biodiversidad pero más importante aún es conservar el ecosistema. Las generaciones venideras pueden investigar, y tendrán tiempo para ello, pero la prioridad ahora es conservar, si en la actualidad no conservamos va a ser muy poco lo que en el futuro podamos investigar, así que esta es la prioridad: conservar”, señaló en una parte de su intervención.

 

Dedicó el doctor Meier una parte importante de su disertación para elogiar el proyecto “Conservación del bosque, la biodiversidad y el mejoramiento de las condiciones de vida de comunidades adyacentes a la Serranía La Cerbatana” que con notable éxito y participación de los habitantes de las comunidades involucradas viene llevando a cabo la Fundación Thomas Merle acerca del cual señaló que se trata de un proyecto integral que está tomando muy en cuenta la protección de la naturaleza, la biodiversidad, el bienestar de la gente, el suministro de agua y otros elementos de vital importancia.

 UPTP-9 Meier, Merle y Sabine